Cronica del I Encuentro de la Liga Tradicionalista en El Escorial


Domingo 17 de junio del 2012. En medio de un agradable ambiente familiar, El Escorial ha abierto sus brazos durante dos días para acoger a tradicionalistas venidos de diversas partes de España, que por primera vez han podido conocer de primera mano las variadas iniciativas que, promovidas por diversas organizaciones al margen de la acción política, contribuyen a la difusión de los principios tradicionalistas en la sociedad de hoy.



NUEVO ALDABONAZO EN LA HORA DEL CARLISMO





Si lo has pasado muy bien en el Primer Encuentro tradicionalista “España en familias” seguramente es que estás en forma. Y lo seguirás estando porque toda alegría del encuentro tiende a perdurar. Muchos de los asistentes se conocían casi de toda la vida, y otros muchos, llegados después, son ya de siempre.



El primer Encuentro de la Liga Tradicionalista, celebrado en El Escorial los días 16 y 17 de junio, ha sido una decisión sanísima que recoge y expresa muchas de las facetas de la vida.



El Encuentro ha celebrado la unión de los carlistas y también la reconstitución de la CTC el 1 al 4 de mayo de 1986, unión representada en el berroqueño monumento de El Escorial, sillar católico y más que humanizador, configurado a partir de millares de sillares firmes en lienzos austeros, expuestos al sol. Trenzado o emparrillado monumental, hábil y natural, con vida llena de espacio y luz, expresión de una espléndida unidad y sentido. La familia de siempre sigue en pie, como el blanco-azul del Guadarrama en el corazón geográfico de las Españas.

En dos jornadas de muy distendida convivencia, muchas familias de diversos lugares de España con sus retoños y chiquillos han revivido su unidad en todos los órdenes. Otros muchachos tenían que estudiar exámenes finales. La nutrida presencia de asistentes, y la organización han sido un éxito. Vayan las propuestas de mejora –si las hubiere- a la secretaría, que sin duda hará mejoras en el siguiente Encuentro. La convivencia en la Casa E. San José, con unos precios familiares “anticrisis”, refleja lo mucho de lo que las familias son capaces, así como los gestores familiares. Y además, el tiempo ha sido precioso, estable y brillante.







Se utilizó el servicio de guardería para los pequeños –los padres agradecieron de corazón la dedicación de sus encargadas-, hubo talleres para pasarlo bien, y se expusieron diversas actividades de Cruz de Borgoña, de la Asociación Cruz de San Andrés (ACSA), Ahora-Información, Bazar carlista, GCU (Grito contra la usura), Foro Alfonso Carlos I, etc. También hubo reuniones para los mayores. Los mayores también se lo tienen que pasar bien, ¡qué caramba!: siempre se dijo que el máximo descanso es la conversación amable y pausada con un amigo. Y si uno está algo perezoso, que escuche.

¿Quién es “ella” que sostiene a la persona y la sociedad civil, y que a “la hora de la verdad” todos reclaman sus servicios necesarios y gratuitos? ¿Quién es “ella”, centro de alegrías y esperanzas?

No nos referimos, no, al Estado que ahoga a la sociedad, ni al estatismo liberal-socialista: ¡puaf! Este primer Encuentro ha sido de familias, contra el viento y marea de la actual legislación y práctica política psoísta o pepera. Familias estas que tienden a ser o son numerosas, que no pueden vivir aisladas, y que necesitan unirse y formar una comunión en vez de una sociedad anónima.

En el Encuentro “España en familias” se explicó cómo en 1986 los diferentes sectores políticos del único Carlismo se unieron en la Comunión Tradicionalista Carlista (CTC), absolutamente alejada de los partidos liberales o la partitocracia. Fue un enorme paso, ya recogido en no pocos libros de historia. Este fue el primer gran giro e hito político del Carlismo tras el franquismo. La Revolución siempre se encargó de dividir a los carlistas, hombres fieles. Tras 1986, el camino ha sido largo y ya cuenta sus muchas realizaciones, que desde luego no se limitan a las elecciones.

Pues bien, el gran éxito del Carlismo contemporáneo ha sido la unión de los carlistas desde 1986. ¿Se acuerdan del embate de la Revolución como “guerra fría” o “guerra subversiva” en la década de los setenta y ochenta? Acabamos de leer todos los números del diario carlista “El Pensamiento Navarro” de 1978, 1979 y 1980, y nos consta que el embate por entonces fue terrible, mayor que lo que pudimos apreciar por entonces. En contraste con lo que se predijo ayer, y con lo que desde altas instancias del poder se quiso hacer en 1976 etc., se equivocaron y se equivocan los que dicen que el Carlismo está acabado. Ya, díganlo a los 45.000 votantes a la CTC del 2008. Díganlo a las familias carlistas.

Hoy, cumplidos los 25 años de andadura, mientras prácticamente se extinguen quienes fueron engañados -por “principitis”, tentación “modernizadora” o simpleza- por altísimas cabezas que se decían carlistas y ellos sabrán por qué se transmutaron en anticarlistas, la CTC sigue su camino empeñada en variadas actividades. Y aquí estamos los carlistas o tradicionales, renovados como Ave Fénix. La CTC ofrece el mismo Ideario de siempre y un Programa político renovado. Sin embargo –y este es el segundo giro- en este Encuentro de El Escorial se ha mostrado que los carlistas no tienen más remedio que ofrecer y “exhibir” también la entraña de su ser: muchas familias e iniciativas que hacen piña, que se reúnen con toda la naturalidad. Así y ahora, cumplidos los 25 años, el carlismo se presenta también como sociedad, en sus familias, asociaciones y círculos, editoriales y cultura, gabinetes jurídicos, grito contra la usura y socorro blanco, campamentos y actuaciones juveniles….

El núcleo de este primer Encuentro “España en familias” han sido las personas y familias vinculadas en sus actividades pre políticas. Así se ha originado una Liga tradicionalista. Como tal, ésta no tiene entidad para convocar, sino que son las entidades adheridas las que convocan. La Liga es un resultado. Hoy la Liga está germinando, llamada a unir con flexibilidad las diferentes y variadas actividades de aquellos que mantienen el Ideario y programa de Dios, Patria-Fueros y Rey.

Si antes el pueblo carlista se mantenía con independencia del Gobierno de turno, también hoy debe ser así. Es más, cualquier actuación política necesita una base social de vida y comunidad.







Sobre esto incidió el secretario general de la CTC Javier Garisoain Otero en la sesión introductoria, y Ana Fal-Conde en la clausura. Según Ana Fal-Conde, cuyo padre Domingo Fal-Conde estaba ausente por motivos de salud, éste fin de semana ha visto de una forma más palpable que en otras ocasiones, unos trabajos que tienen como fin expresar, servir y reconquistar la sociedad. Extender esa red mostrará que sí es posible una sociedad ordenada en sí misma, por y hacia Dios. (“Sembremos el sembrar”, que Dios dará vida y crecimiento, hasta que la verdad brille como Dios quiera y cuando Él quiera).

Al introducir el Encuentro “España en familias” en el salón “San José”, don Javier Garisoain Otero afirmó que la tradición no es una ideología. Es lo más real que existe, como vida transmitida en su enorme densidad humana, personal, familiar y sociopolítica. El Carlismo no tiene ideólogos aunque sí pensadores. ¿Somos tradicionalistas?, sí pero quizás sea mejor decir tradicionales, pues no ideologizamos la tradición, sino que la tomamos en lo que es y vive. Pero, ¿de qué tradición hablamos? -señaló Javier Garisoain- porque hasta la mafia tiene su aparente “tradición”· Es la tradición socio-política de España, recibida de nuestros padres y abuelos, en la que muchos aún viven y de la que se vive.

(Tradición es el pasado que tiene virtualidad para hacerse futuro. Otros serán quienes sobreeleven los “entes” políticos de su verdadero ser: los nacionalistas, liberales y socialistas, todos ellos utópicos, que pretenden crear un “paraíso” en la tierra y sin Dios, llevando así a los españoles y a España a la hecatombe que sufrimos. Hace tiempo que las familias salimos de las cuevas paleolíticas hasta configurar una elevada civilización hispánica hoy –como todo el mundo- en crisis. Hoy hemos regresado a un punto de partida peor, a una nueva barbarie individualista y asocial, relativista y egoísta, voluntarista y atea en lo público).







A continuación, fue delicioso el testimonio de la margarita Miriam Gordon, presidenta de “Cruz de Borgoña”. La sencillez de sus palabras recoge una gran verdad que todos debiéramos meditar: “Yo soy tradicionalista porque tengo padre, tengo madre y vivo una Fe. Y como todo se me ha dado gratis, gratis lo doy en la medida de mis posibilidades”. Como no hay que tener miedo y debemos ser generosos, si nos piden algo digamos “sí” y ya está. Ojalá todos hagamos lo poco –o mucho- que podamos, pero hagámoslo –dijo-. También tendremos que estar en la vida política, porque las familias tradicionales tienen la fuerza moral para reclamar su sitio en ella, ofreciendo lo que se tenga: entrega, dineros, tiempo y todo con generosidad.







Jaime Vives Agurruza, en representación de Alfonso Triviño de Villalaín, presidente del Círculo Carlista San Mateo (Madrid), nos hizo revivir cómo en nuestros tiempos de pobreza y disgregación tenemos un gran tesoro que debemos transmitir a otros.

Mucho preámbulo éste pero era necesario. Comenzaron las intervenciones de los que hacen algo o más bien hacen mucho, pues es necesario poner en común lo que se trabaja y sus resultados. Hemos echado en falta los esfuerzos de las familias que llevan la bandera de la objeción de conciencia frente a “Educación para la ciudadanía”, ayer la del PSOE y hoy la que presenta un PP que se desdice y mantiene lo esencial de aquella. Los objetores no lo hacen contra su centro educativo, sino en defensa de ellos y de él mismo frente al Gobierno pre totalitario. Otros trabajan por la vida del todavía no nacido y en otras actividades, aunque tampoco se trataba de ser exhaustivo.

Javier Barraycoa contó, de forma atrayente y profunda, aspectos de su último libro que tanto éxito va teniendo (va por 8.000 ejemplares vendidos) titulado Historias ocultadas del nacionalismo catalán (Madrid, Libros Libres, 2011, 365 pp.) El conocido periodista José Javier Esparza presentó al autor. Según aquel, el libro le ha originado represalias bastante durillas, y está prohibido entre los nacionalistas. Está escrito desde la realidad, con amor a Cataluña, explicando la realidad política con hechos y personas reales, desde ella misma, y sin interpretaciones previas o posteriores a los datos. No es un libro de Historia sino de historias. (En todo esto me recuerda al libro de Carlos Ibáñez Amor a Euskalerría, 2000). Una de las conclusiones de Barraycoa es que el problema del nacionalismo no es histórico sino psicológico, fruto del drama vital que es el narcisismo. Diríamos más de lo que expuso a las familias presentes pero, si Vd. quiere, lea el libro para pasárselo “bomba” -dicho sea con el mayor respeto-. De la lectura del libro se deriva que el nacionalismo -y no el carlismo- es un romanticismo cuando deifica la lengua, el Estado…

La “Asociación Editorial Tradicionalista”, dirigida por Carlos y Javier Mª Pérez-Roldán, presentó sus publicaciones impresas y digitales en la web, con su nueva revista “Tradición viva” y una serie de libros. Así hacen una labor divulgativa, informativa de los actos del pueblo tradicional, de unión entre los colaboradores y restauradora de los dogmas nacionales, recordando lo que decía Maeztu sobre las formas que el pasado tendrá en el porvenir. Estos medios en papel y electrónicos ofrecen una historia verdadera, con unos perfiles sanamente apasionados pero serios, lejos de la relativa pesadez científica. Son un medio idóneo para que nadie pierda lo que cree, para transmitir una herencia en calidad de inventario -es decir, a mejorar-, y como antídoto mediante la emulación humana, el descubrimiento de heroísmo de los mayores y la mirada puesta en el horizonte. Todo ello es necesario frente al actual positivismo, tan ajeno a la verdad de las cosas y al pueblo tradicional. Esta “Editorial Tradicionalista” da respuesta a las actuales exigencias de la cultura de la imagen, y pretende que el asiduo lector impregne su persona con los libros de su elección, porque el momento más oportuno del Carlismo será cuando regrese el principio de autoridad y se descubra el sentido de trascendencia.







Tras el obligado y previsto esparcimiento, y realizado el recorrido por los sucesivos stand donde cada miembro de la Liga exponía sus materiales, Efrén de Pablos y Pilar Suárez, de la “Asociación Cruz de San Andrés”, mostraron el marco de información, colaboración y alertas en la web que ya cuenta con miles de seguidores. Parte de sus actuaciones corresponderían a la Sección sobre el derecho a la vida y la defensa de la familia, aunque en este Encuentro han querido dar un protagonismo especial a su iniciativa que denuncia el “Genocidio cristiano” en el mundo. Estas últimas alertas de “genocidiocristiano.org” se han hecho totalmente necesarias porque la información sobre la persecución sistemática a los cristianos en los países musulmanes casi no llega a la sociedad occidental, relativista, hedonista y hastiada.

Con inmensa expectación y gusto escuchamos el testimonio vital de Raad Salam Naaman, iraquí cristiano católico de rito caldeo y habla aramea, que ha sufrido en primera persona la persecución religiosa desde el 2003 al 2012. Raad vive en España después de sufrir durante años en su patria las acusaciones de “incrédulo”, “impío”, que “tu fin es el infierno si no te conviertes al Islam”. Ha sido encarcelado muchas veces, condenado a muerte en tres ocasiones, y liberado gracias a un soborno monetario que sustituyó la condena por 9 meses de cárcel. Fue teniente iraquí al mando de 50 soldados en las guerras de Irán-Irak durante 8 años, en Kuwait y luego en “Tormenta del Desierto”. Después se fugó. Es un intelectual, doctor universitario en filología oriental y además economista, que ha escrito numerosos libros con los que ilustró al público. Sobre todo contó cómo, tras la llamada “primavera árabe” (que él considera más bien un “otoño oscuro”), los cristianos lo están pasando muy mal, al pasar de la reprobable dictadura política-laica de Sadam Hussein a una dictadura político-religiosa. Hoy el genocidio se extiende por Irak e Irán, Egipto y Sudán, Nigeria… No se trata de unos radicales del Islam, sino que el Islam es el radical como se puede leer ya en la Sunna ya en los 66 versículos del Corán que animan a la persecución del “infiel”. Súmese a ello que Occidente se equivoca continuamente respecto a los países islamistas, y que en Europa hay 54 millones de musulmanes, gran parte de ellos radicales islámicos.

Pasó la tarde, no sólo seria sino también animada. Después de cenar en el gran comedor, la velada familiar con la música óptima de Javier Vives y actuaciones, prolongada hasta las tantas de la madrugada, acogió los testimonios de dos iniciativas más.







José Ignacio Sánchez-Ocaña (Galicia) expuso con un gran sentido común y lenguaje muy directo las iniciativas de la Delegación Carlista de Economía Familiar como la plataforma “Grito contra la usura”, la creación de la Asociación de Abogados Luis de Trelles (que ofrece asesoramiento a las familias para luchar contra los abusos financieros). En el tiempo que llevan han logrado recuperar cientos de miles de euros para las víctimas de la usura en personas de riesgo de exclusión social. Así y con otros proyectos que fueron presentados, se demostrará que es posible otra economía, basada en el orden natural.

Belén Fuente Cobo explicó con gracejo las actividades que ha comenzado a realizar el reactivado “Socorro Blanco” empezando por la asistencia y acompañamiento a nuestros veteranos, con un modelo muy sencillo que puede extenderse como antaño. Dichas actividades no son nada extraordinario, sino el ejercicio de las obras de misericordia de todo cristiano. Son un recuerda que facilita el cumplimiento de las propias obligaciones. Cada vez, en nuestra sociedad envejecida, hay más ancianos necesitados de asistencia. El lema es que ninguno de nuestros mayores esté solo y abandonado.







Tras un sábado intenso, llega el domingo descansado. Sin ser muy madrugadores por rendir tributo al precepto del descanso dominical, y tras el desayuno, la “Banda de requetés de La Llosa de Ranes” (1960) de Valencia, con sus 33 componentes uniformados con traje de gala, engalanaron el Encuentro “España en familias” de par de mañana. Fueron la atracción de la población escurialense por sus vistosos uniformes y su música marcial ininterrumpida durante el recorrido de ida al monasterio de El Escorial. Y de vuelta. Tras la posición de descanso a las puertas del monasterio, y atravesado el control, se asistió a la Santa Misa en la basílica a las once de la mañana, que estuvo repleta de fieles. Fotografía de los asistentes en el patio de San Juan Bautista. Animado recorrido hasta el monumento a Felipe II, para rendir un sincero homenaje al rey prudente. Chiquillería alrededor de la efigie del buen rey, gritos de rigor de Ángel Armentia (Álava), palabras emotivas de Javier Mª Pérez-Roldán, interpretación por la banda del toque de oración, la Marcha Real y el Oriamendi e intervención final de la presidente de la CTC, Excma. Sra. Doña María Cuervo-Arango.







De vuelta a la residencia, la banda, que mantuvo con su colorista y emotiva presencia la animación callejera, interpretó diferentes himnos como el de la querida Valencia. La clausura del Encuentro “España en familias”, no fue en realidad un cierre, lo que indica que el Encuentro ha sido un éxito.







En el salón “San José” se celebró un homenaje a los veteranos y margaritas que hace 25 años estuvieron en el Congreso de la unidad y reconstitución de la CTC en 1986, celebrada en el salón de al lado, que es la única pieza de la residencia que queda como estuvo por entonces. Se nombró y obsequió a las siguientes personas que con su presencia recordaron a otros muchos correligionarios ausentes y fallecidos: Javier Barraycoa, María Cuervo-Arango, Vicente Febrer, Belén Fuente Cobo, Miguel Angel Garisoain, José Fermín Garralda, Carlos Ibáñez Quintana, José Monzonís, Ignacio Sánchez Ocaña, Javier y Jaime Vives, María Pía y Javier Zazu.

Entre las ausencias (sin ánimo de ser exhaustivos) mencionamos a Santiago Arellano, Domingo Fal-Conde, José Miguel Orts, Francisco Asín, Alfonso Triviño, Ángel Onrubia. Quienes estuvimos siendo jóvenes de 28 años, recordamos perfectamente el salón de actos, las sesiones y ponencias intensas y a veces tensas, la creación de un primer Consejo según procedencias políticas y la elección del nombre de CTC. Los dos boletines “Acción Carlista” del momento (2º y 3er trim. 1986) dan razón de todo ello y más.

Entre los fallecidos citemos a Fernando Toda, Eloy Landaluce, Carlos Etayo, Juan Casañas Balcells, Ignacio de Orbe Tuero, José Mª Cusell, Raimundo de Miguel, Luis Luna, Ignacio Salazar, Roberto Bayod, Tomás Barreiro, García de la Concha, Salvador Ferrando…

En este Encuentro ha quedado mejor perfilado que antes, que el Carlismo no es un partido a lo liberal sino una Comunión. Obligada a pasar por la ventanilla de los partidos, es un “partido antipartido”. Si como organización política la CTC sabe con quienes cuenta, en realidad su base familiar y personal pudiera extenderse hacia muchísimas familias y personas de bien. Sí, el Carlismo se basa en familias fundadas en la generosidad consigo mismas y abiertas a la sociedad.

No debemos desvirtuar la familia: la familia sana no se refugia en sí misma, ni se aísla sino que se federa a otras, crea cuerpos sociales ajenos a la moda del individualismo y el poder del dinero, y se proyecta políticamente en un sentido tradicional y no liberal. La familia no puede hacer liberales “secuestrando” para sí a sus componentes, aislándolos de la res publica, olvidando su propia representación e ignorando que ella es el fundamento de la sociedad. La familia no puede sino proyectarse de forma básica e insustituible en todo el edificio sociopolítico. Esto es política y de la buena, donde nadie y a nadie se manipula. La naturaleza de la familia es –pues- como la semilla de mostaza, que de ser minúscula crece más que ninguna en extensión e intensidad. La familia siembra aunque sean otros los que recojan. Y todo es fruto del amor.

En este primer Encuentro “España en familias” ha quedado claro que la Liga Tradicionalista, las familias que la forman, debe enseñar a la sociedad de hoy a ser verdadera sociedad. ¿No es verdad que hoy muchos ignoran que el hombre sea sociable por naturaleza? Son individualistas y egoístas, con sólo voluntad, anárquicos y echando Dios de las supremas instituciones. ¿Es que así se puede afirmar el propio ser y valía, defenderse del actual estatismo, evitar la disolución social, y configurar en última instancia la sociedad y la política? No, y por eso la familia real es una familia de familias.

Pero también ha quedado claro en el Encuentro “España en familias” que la misma familia, la unión de familias, y una sociedad bien organizada, ya es política, sobre todo hoy día en contraste con el actual estatismo. Su misma existencia es intolerable para la Revolución. Es más, las familias tendrán obligación, en su ámbito y en la medida de sus fuerzas, de reconstruir la política española, porque si la política son los políticos todo se transforma en partitocracia o camarillas disgregadoras. Otra cosa es que la política no se agote en la reunión de familias.







En fin, en este primer Encuentro Tradicionalista: “España en familias” se ha cumplido el objetivo de promover y reforzar el conocimiento, el trato entre las distintas entidades de la Liga Tradicionalista, abriendo las puertas a personas y familias de bien que no obstante desconocen las concreciones del tradicionalismo.

Nuestra enhorabuena a todos los asistentes y especialmente a la quienes han hecho posible el Encuentro, que dan ejemplo de laboriosidad y verdadero desinterés.

José Fermín Garralda Arizcun



Se pueden ver más fotografías pinchando aquí.


 

Bookmark and Share