La CTC asume como propias las propuestas del Manifiesto emitido por la asociación Unidos por la Vida

30.11.09. La Comunión Tradicionalista Carlista, que apuesta firmemente por los Principios no Negociables, no puede por menos que agradecer a quienes integran la Asociación Unidos por la Vida, el lanzamiento de tan acertada y necesaria campaña.
 
Es una gran satisfacción para nosotros el constatar que aun quedan fuerzas vivas en nuestra sociedad, capaces de actuar desinteresadamente en defensa de los aun no nacidos, y de hacerlo con todas sus consecuencias y sin caer en la trampa del “mal menor”.

El  aborto es un terrible mal social y en consecuencia exigimos la derogación  de la actual Ley de Despenalización del Aborto, medida que debe de ir acompañada de iniciativas de concienciación social a favor de los no nacidos y de ayudas para las madres gestantes con problemas.

Por ello asumimos como propias las siguientes propuestas extraídas del “Manifiesto del día universal de la Infancia”:
  
– Que extiendan la aplicación de la Ley del Menor a los más menores, los niños en gestación, para impedir que puedan ser abandonados por sus progenitores en el “contenedor” del aborto.

– Que, para ello, el Estado asuma su tutela prenatal, promocionando leyes a favor de la mujer, la maternidad y la vida del hijo para motivar a la mujer a acoger en su seno al niño en gestación hasta su alumbramiento y su entrega en adopción (o su aceptación post parto);
– Que entre esas medidas figure una gratificación estatal subsidiaria a la gestante por aportar a la sociedad el mayor de los bienes sociales, un ser humano, como establece la sentencia del Tribunal Constitucional 53/1985 y como hace el Estado con quienes acogen a niños ya nacidos;
– Que igualmente se la proteja de las presiones para acabar con la vida de su hijo, ofreciéndole las mismas prestaciones que recibiría en caso de ser víctima de violencia de género (plaza residencial, protección policial, etc.)
– Que los poderes públicos promuevan institucionalmente una cultura de la acogida y la adopción de los niños en gestación, al igual que hace con los ya nacidos y hasta con los animales;
– Que protocolicen, divulguen y reformen los procedimientos de entrega de niños en adopción, adecuándolos al pluralismo de una sociedad moderna y a la dignidad de la mujer donante, como pedimos en el Proyecto Adopción de Unidos por la Vida;
– Que indemnicen a las mujeres que han abortado por los daños físicos y psicológicos sufridos por causa de su aborto, con una terapia gratuita y especializada del Síndrome post-aborto.
 
Delegación de Vida y Familia
Comunión Tradicionalista Carlista

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.