Valoración electoral de la COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA   

La Junta de Gobierno de la Comunión Tradicionalista Carlista ha decidido estratégicamente no participar, durante los próximos años, en comicios electorales de ámbito nacional y regional. Esta decisión se ha mostrado completamente acertada, pues los resultados electorales confirman que los partidos, con sus luchas egoístas, ponen en peligro la unidad nacional.

En la situación actual, una mayoría parlamentaria podría permitir una reforma constitucional para proclamar una Tercera República, que en esta ocasión sería además de Laica, Feminista, Sin Fronteras y configurada como un Estado Federal Plurinacional. A ese proyecto no podrán oponerse los votos de Vox y del PP, pues no suman mayoría suficiente; y no se opondrán los votos de Ciudadanos, pues es un engendro capitaneado por Soros y otras fuerzas internacionalistas que crearon con ese partido un peón al servicio de intereses extranjeros. 

La Comunión Tradicionalista Carlista decidió en su último Congreso Nacional posponer la lucha partidista para fortalecer la acción social a la que llamamos a todos los españoles de bien, voten al partido que voten. Tan sólo una acción social amplia que una esfuerzos (en vez de partirlos y dividirlos) podrá desbaratar los planes de la antiespaña. Tan solo una lucha política y social que trabaje en el largo plazo, y con la vista puesta en el horizonte amplio de la Hispanidad católica. 

Por ello convocamos a todos los españoles de buena fe a que contacten con nuestra Secretaría Técnica (913 994 438 – carlistas@carlistas.es) para colaborar con el único movimiento social-político que puede ofrecer no solo el principio de unión que haga salir triunfante a España de esta crisis nacional, sino que además lo hace con la experiencia de 186 años de una lucha en la que siempre primó el servicio al bien común nacional sobre el propio interés. 

Junta de Gobierno de la Comunión Tradicionalista Carlista

También te podría gustar...

1 Respuesta

  1. tabaleter dice:

    Sabia decisión. Participar en un juego electoral donde todo juega en nuestra contra solo consigue agotarnos material y humanamente. Además, ni siquiera en sus mejores tiempos, allá cuando éramos ‘mayoría social’, al Carlismo le ha ido bien electoralmente. No es inteligente jugar en un partido donde el contrario juega con una aplastante ventaja.

    En estos tiempos difíciles al Carlismo le toca renovar su discurso, recomponer su tejido social y reforzar su organización, y cuando lo hayamos hecho todo esto Dios dirá.

Responder a tabaleter Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.