FIDES CTC nº 54. 22 de enero de 2001. Libro sobre Víctor Pradera

Reseña por José Ignacio Echániz Valiente. El presente libro corresponde a una investigación llevada por el Prof. de la Universidad San Pablo-CEU, José Luis Orella. La obra hace referencia a la vida y pensamiento de Vìctor Pradera, un intelectual católico de principios de siglo que resulta desconocido a pesar de la importancia que tuvo en su momento. La validez del libro esta en su novedad al no existir ninguna obra reciente sobre el biografiado. Sin embargo, la vida de Víctor Pradera nos sirve de pretexto para introducirnos en el nacimiento del catolicismo social en España. No es casualidad que fuese un hombre forjado en la Universidad de Deusto donde tendría como compañeros a insignes alumnos como Angel Ayala, jesuita y fundador de los propagandistas de la ACN de P y José María Urquijo a su vez del periódico La Gaceta del Norte.

La trayectoria vital del navarro Víctor Pradera desde su singladura como joven diputado carlista por Tolosa hasta maduro intelectual promonárquico en el período republicano, nos hace ver los intentos de vertebrar desde el catolicismo social una España moderna alejada de la decadencia. La necesidad de su modernización hizo que hombres como Pradera siguiesen las enseñanzas de León XIII y del Cardenal Mercier de Lieja, intentando unir el sano regionalismo del tradicionalista Vázquez de Mella, con el catolicismo social de los propagandistas recién surgidos. Pradera participó en sus operaciones y animó a todo lo que sirviese con vista de futuro a la unión de las diversas fuerzas católicas del momento.

Desde su participación en la vida pública, como político e intelectual, escribió varios libros y desde los años veinte escribió cada quince días en el ABC su página de opinión. Pradera defendió la dignidad de la persona frente al individualismo radical, el totalitarismo marxista y el nacionalismo de tinte racista que nacía en el País Vasco, enfrentándose desde su catolicismo militante a todos los totalitarismos nacidos desde la necesidad de construir una sociedad perfecta conforme a los modelos políticos.

Por eso aunque hijo de su época, su militancia católica y su respuesta activa a los diferentes problemas de la época nos lo sitúa como un hombre interesante que desde la tradición española, compaginó las enseñanzas de un catolicismo social recién elaborado como respuesta a los problemas de su tiempo. En el contexto vasco fue uno de los primeros que rebatió los argumentos etnicistas del nacionalismo con planteamientos nacidos en el magisterio de la Iglesia. Detenido por Telesforo de Monzón, dirigente del PNV, su muerte fue ejemplar como cristiano, perdonando a los que le asesinaban.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.