Contra el aborto en Pamplona – febrero 2009

01.03.09. Crónica de la concentración contra el aborto en Pamplona del 28 de febrero 
28 de febrero de 2009. La Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra ha convocado y realizado, con éxito, la manifestación silenciosa y mensual con su pancarta: “ABORTO NO”. Este 28 de febrero ha dicho, política y públicamente, “Sí a la Vida”, delante del Parlamento de Navarra, de 8 a 8’30 de la noche.

La convocatoria se ha realizado mediante la red y en una cartelada popular. La asistencia ha sido mayor que en otras ocasiones. En el Acto se ha repartido propaganda en mano.

Al final, el presidente de la CTC de Navarra leyó una declaración: “Abortar es matar. Nada justifica la muerte de un inocente”.

Entre otras cosas afirmó: “En Navarra, gracias a la objeción de conciencia de los médicos y enfermeras, no se ejecutan abortos “legales”. Pero, amparadas por la legislación abortista, y subvencionadas por el Gobierno de Navarra, hay madres que aceptan la muerte de sus hijos “no deseados” fuera del territorio foral”.

Añadamos.. Como agravante, hay que tener presente que, el 24-IV-2008, el Parlamento de Navarra declaró que reconocía el derecho a abortar en la sanidad pública. Años antes, en 1999, el Tribunal Constitucional afirmó que los no nacidos no eran titulares del derecho fundamental a la vida, de modo que puede decirse que, según esto, la Constitución del “consenso” en 1978 contiene la aberración de no defender el derecho de todos a la vida, en una política actual donde sólo se reconoce derecho a lo que se declara expresamente.

Hablar de derechos fundamentales es absolutamente hipócrita por parte de quienes, desde 1983, callan, no combaten creyendo que es una “batalla perdida” o bien que resulta necesario para no “perder votos”, dan los medios y colaboran materialmente en la supresión de vidas humanas. Así, no sólo no se evita agrandar los males, sino que se acelera todo tipo de males mayores. También es hipócrita proclamar el Fuero y atentar o cooperar materialmente –aunque sea con “desagrado”- contra el primer Fuero que es la vida humana desde su concepción. Días vendrán en que todos se avergonzarán de lo que está ocurriendo. Como hoy del nazismo y  comunismo.

Hemos caído en una situación deshumanizada con una clara y lógica tendencia a agravarse.
Mientras unos comen y beben, cobran su salario y se divierten, otros son simultáneamente masacrados en el vientre materno. La política oficial  hoy dice abanderar los derechos humanos, mientras corta de raíz el derecho irrenunciable a la vida del concebido y no nacido. Lo mismo hizo con los hechos la actual oposición cuando gobernaba ayer. Y aquí parece que no pasa nada. O sí pasa, y mucho.

Así como sin Dios todas las aberraciones son posibles, sin declarar y sin defender en todo momento, social, políticamente y con los hechos, el derecho A LA VIDA de TODOS los concebidos y no nacidos, sólo se acelera el que inevitablemente los abortorios sean cada vez mayores. Y del aborto se tiende a la eutanasia. Sí; cualquier intento de clamar sólo cuando los males amenazan agrandarse en las leyes -como la que hoy plantea el PSOE-, conlleva un merecido fracaso. Conlleva también que no se haga caso a los oportunistas e hipócritas, que estos pierdan cada vez más votos, se dividan y subdividan, y que el tiempo perdido al fin aguijonee las conciencias. Callando políticamente, y huyendo de la propia conciencia cegados por inexistentes “males menores”, la complicidad y los males se agravarán más todavía.

¿”No más aborto”? No basta la mejor intención, pues sólo hay una alternativa: No cualquier aborto voluntario. Declárese y protéjase el derecho incuestionable a la vida de cualquier  concebido y no nacido. Y afírmese el derecho natural como superior a la suma de voluntades humanas y a Dios como garante del que nada puede.

José Fermín Garralda Arizcun
CTC de Navarra
 
 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.