Crónica de la concentración contra el aborto en Pamplona de 31 de mayo de 2010

3 de junio, Pamplona. Una vez más, el 31 de mayo se ha celebrado la habitual concentración de pamploneses enfrente del Parlamento de Navarra, con una pancarta conocida y bien expresiva que dice: «ABORTO NO. Dios ama al embrión. CTC».
 
Por no responder -también en la sociedad y la política- al consejo evangélico de «Buscar primero el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás se os dará por añadidura», y por rechazar en la sociedad política los derechos de Dios, garantía del que menos puede, resulta que ya no tenemos ni vida humana por el aborto ni pan para jóvenes y mayores.
 
La crisis económica es fruto de una horrorosa crisis de valores. ¿Creíamos que sólo de pan vive el hombre? ¿Quisimos el hartazgo del hombre sensible, aún machacando los derechos del concebido y no nacido? Pues no tenemos alma… ni tampoco tendremos pan. Así estamos. ¿Y el posterior vacío existencial de la persona injusta y amoral  -agente de estructuras de pecado- por falta de justicia y sobre todo de Dios ? Una generación desmoralizada y amoral es una generación amargada y hasta de esclavos, que nosotros hemos de ayudar a salvar, sabiendo que, como decía Vázquez de Mella, es malísimo poner «tronos a las premisas y cadalsos a las consecuencias».
 
Sí; la «Ley» del aborto de 2010 que a conocidos políticos conservadores escandaliza -y no sin razón-, es una consecuencia lógica de la «Ley» despenalizadora y legitimadora del aborto de 1985. Es ilógico e injusto rechazar aquella y mantener esta última. Este no es un tema de «mal menor», sino de defender la vida o no, con todas sus consecuencias. Esta defensa forma una tersa unidad y toda fisura convierte a aquella en hipócrita e impulsora de grandes males.
 
Una vez más, también en el tema del aborto se comprueba la responsabilidad de los políticos, de ciertos grupos de presión, de los legisladores, y de la administración pública, que pueden conducir fácilmente a la sociedad por los derroteros de la mayor degradación moral que ha conocido la historia. Por muchos motivos, en realidad son ellos los que modelan a la sociedad y la juventud… y no al revés.
 
Vocalía por la Familia y la Vida de la
Junta Regional Carlista de Navarra – CTC

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.