Los carlistas navarros se suman a la Consagración de Navarra al Sagrado Corazón de Jesús

Pamplona, 17 de junio.  Ante la Consagración al Corazón de Jesús de la Archidiócesis de Pamplona y Diócesis de Tudela, y de Navarra entera, a realizar los próximos días 19 y 20 de junio en Tudela y Pamplona respectivamente, la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra AGRADECE al Señor Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Excmo. y Rvmo. don Francisco Pérez González dicha iniviativa, que de ser fieles a ella redundará sin duda en grandes bienes espirituales y temporales para la Diócesis pero también para nuestra sociedad Navarra, sus personas y familias, instituciones sociales, administrativas así como políticas. Creemos que si la actual crisis material es grande, esta crisis es eminentemente moral y religiosa, lo que deben saber los políticos y legisladores, y quienes administran o influyen en la “res publica”. Los frontispicios de nuestras casas han estado y en muchos casos siguen estando iluminados por la imagen del Sgdo. Corazón con el “Reinaré en España” y en Navarra, irradiando la acogida, la confianza y la paz.
 
En segundo lugar, LAMENTAMOS la frialdad como los dirigentes políticos en general han acogido este magno acontecimiento por lo que se refiere a Navarra. Si la realidad religiosa aún está muy arraigada en Navarra a pesar del gran daño que le hacen ciertas leyes y normativas públicas, y si el bien común conlleva reconocer que “no sólo de pan vive el hombre”, es del todo necesario abrir de par en par las puertas a Cristo en las constituciones y Leyes, normas y costumbres, pues “todo lo demás se os dará por añadidura”. Dios es el refugio del que nada tiene, especialmente del concebido y todavía no nacido, del anciano, del enfermo y del parado. Así se ha vivido en Navarra durante muchísimo tiempo, por lo que había un gran respeto por la vida, la dignidad de la persona y la familia, se vivía con naturalidad la ayuda y asistencia mutua, y Navarra fue floreciendo.
 
Animamos a todos los navarros, y en especial a los tradicionalistas en su condición de católicos y amantes de Navarra, comprometidos social y políticamente por el bien común, a que ACUDAN a los citados Actos religiosos de los días 19 y 20 de junio y a la inaguración del monumento al Sagrado Corazón en Pamplona, porque Dios y concretamente el Corazón de Cristo que no falla, es el defensor de todo  hombre, especialmente de los más débiles.
 
Si el antiguo escudo del Reyno tenía como lema “Benedictus dominus Deus meus” (“Bendito sea el Señor mi Dios), que hoy se sigue utilizando, los carlistas trabajamos para que su uso no sea hipócrita o meramente estético, sino una realidad en la vida social y política así como en sus más altas instituciones.
 
Pamplona, 17 de junio de 2010

Junta Regional Carlista de la
Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.