Fiesta de la juventud carlista de Pamplona

Crónica, por Fermín de Muskilda

Se comenzó en 1905 y estamos en 2019. Lo de siempre no perdura por esnobismo sino por ser verdadero y por ello siempre nuevo.

Un año más este 2019, entre los jóvenes y mayores había caras nuevas. En nuestra vida no hay cortes, sino que hay relevo. Por distintos motivos –viaje, salud, muchos niños pequeños…- familias enteras no han podido acudir a esta celebración del 22 de diciembre. Echamos en falta a Javier Baleztena, hermano de la fallecida Silvita, que de más joven asistía a esta fiesta cuando se celebraba en la capilla de Ntra. Del Camino o el convento de Santo Domingo del Casco Antiguo; pero ahí estaban sus majos nietos que comienzan a tomar protagonismo.

Los jóvenes carlistas de Pamplona se han reunido para celebrar la festividad de la Inmaculada Concepción el domingo siguiente a su octava, por especial privilegio de San Pío X, concedido en 1905. Esta es la fiesta de los jóvenes, y ellos son los protagonistas. Lo son en la preparación -aunque colaboren todas las edades-, así como en el desarrollo y el estilo.
La iglesia de las MM. Recoletas nos abrió sus puertas para que admirásemos su precioso retablo barroco dedicado a Nuestra Señora, y nos reuniésemos junto al altar. La celebración y predicación corrió a cargo de don Eloy. A los pies del altar reposaban las dos banderas, la rojigualda con el Sgdo. Corazón y la de cruz de Borgoña, coronadas a su vez por  un bello ramo de flores.

Celebrada la Santa Misa con especial intervención de los jóvenes, los asistentes marcharon a la plaza de la Aduana, delante del monumento a la Inmaculada. Ahí exhibieron las banderas de España y la Cruz de Borgoña. Con el megáfono, una margarita leyó la oración de agradecimiento y petición a la Inmaculada, y una vez finalizada varios niños llevaron el precioso ramo de flores, entre los aplausos de los asistentes, hasta los pies del monumento, colocándolo sobre la bandera de Cruz de Borgoña de los campamentos y la asociación de dicho nombre.

A continuación, el presidente nacional de la CTC, don Javier Garisoain,  pronunció un discurso ante los asistentes, transeúntes y curiosos, sobre la representación política. Dijo lo siguiente:

“Lo que hay actualmente sí que es una verdadera representación, pero es una representación teatral, porque cada uno de los miembros del Parlamento representa un papel. Luego vemos como entre ellos se llevan bien, cosa que no está tampoco tal  mal -que se lleven bien-, pero ya me entendéis (…) entre ellos las ideas que comparten son muchísimas, son más de lo que les separa (…)”.

“La partitocracia entre ellos comparten mucho y son una representación teatral. La representación que nosotros echamos en falta es la representación real, la realidad de lo que hay en la calle, en las familia, en los pueblos, en las empresas, en las universidades. Y esa realidad no está representada.

“Así que estamos aquí para criticar este sistema que no funciona y que es una mentira, y que lo que hace es ir tratando poco a poco una nueva religión que consiste en destrozar la familia, en destrozar la vida, en matar España pero matarla físicamente,  porque el 25% de los embarazos acaban en aborto: son datos escalofriantes. Y esto no es una moda, sino una consecuencia de un régimen político (…). Así que estamos nosotros aquí para denunciarlo, en la medida de nuestras fuerzas. En la medida que podamos, denunciarlo .

“También estamos para aplaudir las cosas buenas.

“Así  que nosotros, nuestro empeño no es que todo el mundo se ponga la boina roja, que todo el mundo venga a la fiesta de la Inmaculada. Eso hasta cierto punto nos es indiferente.

“Lo que queremos es que la sociedad viva, se reconstruya y haya gente valiente que formen familias cristianas, y que haya pueblos que sean capaces de vivir en paz y como buenos vecinos.

“No tengamos dudas que cuando eso sea una realidad, en la medida que haya realidades buenas, eso tendrá su representación. La representación no se llegará a base de una campaña estupenda o a base de manipular las cuentas de twiter.

“La representación buena y real llegará para responder a una realidad. Si hay comunidades, si hay núcleos de resistencia, si hay pueblo sanos, si hay familias libres habrá al final una buena representación”.

Tras ello se entonó el Oriamendi y se dieron los vivas que salen del alma.

Los que quisieron seguir la celebración en la comida de hermandad, se desplazaron en coche hasta un bonito restaurante, donde degustaron su gastronomía. Las banderas se colocaron para ser bien vistas: la rojigualda y dos de Cruz de Borgoña, una del campamento y otra de la Junta carlista de Navarra. Esta última bandera estuvo sobre el féretro de Silvita Baleztena en su velatorio al fallecer en julio de este año. Silvita no se perdía ni una de estas fiestas. Los jóvenes llenaron unas mesas del acogedor comedor y las otras los menos jóvenes que les acompañaban. Cada cual en su ambiente, común y variado.

A los postres, el vocal de Juventud –Sancho- que lleva diez años aglutinando a los jóvenes en la formación y en los campamentos Cruz de Borgoña, y como tal es miembro de Junta, leyó unas palabras de las que, por su extensión, destacamos los párrafos siguientes:

“Urge recordar qué somos para actuar en consecuencia. Somos carlistas, somos católicos, somos comunión. Además de la amistad, nos une el compromiso con los ideales de nuestros padres, que bien supieron que España sólo puede ser un reino de paz y concordia por una vía, la de que Cristo reine en TODOS sus hogares. Sólo la fe puede mantener unida a la Patria, y tristemente, solamente nosotros decimos tales cosas. Ni siquiera muchas veces los propios católicos de a pie, que ponen sus esperanzas en la política, en los nuevos partidos, en múltiples cosas que nos presentan la tentación de pensar que España se salvará por sus propios medios, y separan fríamente fe y política.

“Quiero citar hoy a Chesterton, que decía que “cada época se salva gracias a un puñado de hombres que tiene el coraje de ser inactuales”. Dios es actual, la patria es actual, nosotros somos actuales, porque estamos aquí. Utilizamos los medios de comunicación, abrazamos los avances médicos y tecnológicos. No rechazamos la tecnología; Chesterton no se refiere a eso. Habla de “actualidad”  refiriéndose al remolino de ideas que azota la sociedad en cada época, buscando con ansia la salvación en fórmulas humanas. Todo esto no es otra cosa que una crisis de autoridad. Si no hay verdad, no hay orden, no hay bien objetivo. Nadie acepta ser gobernado”. (…) (Luego cita la incongruencia de pedir en el ámbito público lo que no vivimos en el privado). Y continúa: “ Hoy, la revolución busca la libertad en las antípodas de nuestra naturaleza. Pensamos que cuanto más nos alejamos de lo que se supone que hemos de hacer, más libres somos. Ahí es donde hemos de ser inactuales.

“La herida del endiosamiento del hombre, tiene cura: mirar arriba y sentirse pequeño, y en consecuencia, mirar de frente y remangarse, ponerme manos a la obra (…).

“Hoy, aquí, hago un llamamiento urgente a filas, que no desesperado, sino muy esperanzador. La sociedad necesita testimonios de verdad. Allá donde se pueda dar testimonio, hemos de estar presentes. En los consejos de vecinos, en el consejo parroquial, en el ayuntamiento de nuestro pueblo, en la junta de padres de nuestro colegio, en nuestro despacho, en las concentraciones por la vida… y por supuesto, este llamamiento a filas es también y sobre todo, para que respaldéis las actividades que propone tanto la Comunión, como Socorro Blanco, como Cruz de Borgoña. Hacer partícipes a vuestros familiares y amigos de este tesoro. Creeros el cuatrilema, porque está vivo, y es actual, mientras lo vivamos y demos testimonio de él.

“Por una juventud pura de corazón, por una España católica, ¡Viva Cristo Rey!”.

Por su parte, una guapa margarita expuso el plan anual de la asociación Cruz de Borgoña con todo lujo de detalles. A esto se llama una buena organización, un saber qué hacer, y un seguir lo hecho mejorándolo después.

El representante de los jóvenes dio la palabra al presidente de la CTC de Navarra, Sr. Garralda, quien calado con su boina roja y protestando no tener tanta experiencia como sus mayores ni tanta edad como se podía pensar, dijo lo siguiente:

“Os agradezco mucho, a los jóvenes y menos jóvenes, vuestra presencia en  esta entrañable fiesta, pues tenéis el mérito de moveros de casa. Está visto que hoy día moverse de casa es lo más difícil en nuestra sociedad comodona. Es así, moviéndonos, cuando podemos comenzar a hacer comunión.

“Podemos tener la impresión de que cuando venimos a nuestros Actos, es uno el que da. Pues bien, conviene saber que sobre todo en nuestros Actos uno es el que recibe, todos recibimos. Y por eso tenemos que estar muy agradecidos. En nuestros Actos se ve dedicación y entusiasmo y eso se contagia y anima. Así, es estupendo estar aquí, continuando la fiesta que empezó allá en 19o5, sintiéndonos solidarios con todos los que algún día la vivieron. También ha sido maravilloso asistir a las Jornadas de familias antes del cierre del Campamento Cruz de Borgoña en Gredos este mes de agosto. Experiencias así son de todo necesarias y muy reconfortantes. Animan a cualquiera. Por eso, hay que estar y luego revivirlas. De ahí que, cuando pudiendo no se acude, quien no está es el que se lo pierde. Otra cosa es que, entre nosotros, tengamos personas que no han podido venir por edad, salud, o tener muchos hijos pequeños.

“Alegría la nuestra porque sois nuestro relevo. Eso nos decían de nosotros hace muchos años, y ahora os lo decimos a vosotros. Recordamos la experiencia de nuestros mayores, por ejemplo don Ignacio de Orbe Tuero, Miguel Garisoain, Carlos Etayo, Nicanor Arbeloa, Félix Igoa, Teófilo Andueza, Agustín Eraso, Mari Carmen Lafuente… y ahora, entre los nuestros, Felipe Vives, Bergera, Arellano… que no han podido acudir aquí, y el Sr. Artola que sí está.

“Os quiero decir cuatro cosas para la acción. La primera: os podéis sumar a los grupos de propaganda que actúan en la calle, difundiendo pegatinas sobre Cristo Rey, la vida y su negación el aborto –“Protégele. El también sufre. No le abortes”-, el derecho de los padres a la educación de su hijos –“Con mis hijos no”-, la bandera de España y de Navarra con el escudo laureado, el pequeño comercio, eso que llaman género etc. Este seis de enero deberemos repartir calendarios: “Nada sin Dios. 2020”, a la salida de la catedral de Pamplona. Por la segunda, este 28 tenemos la concentración “Aborto No. Dios ama al embrión” que hacemos enfrente del Parlamento de Navarra, aunque los demás meses sea el 25. En esta sociedad silenciada, somos los únicos que tenemos voz en la calle sobre este trágico tema. En tercer lugar, este año queremos hacer un merecido homenaje a Miguel Ángel Garisoain Fernández, del que tanto hemos aprendido todos, y a un buen amigo alavés que contra viento y marea ha mantenido el Vía Crucis de Isusquiza. Por último, es necesario que sigamos viéndonos, porque la unión hace la fuerza, y es una manera de decir a los demás que estamos disponibles para todo lo bueno que se proponga desde Cruz de Borgoña o de la misma Junta de Navarra.

A petición del público, Javier Garisoain presentó su reciente libro Babelicismos. Pequeño diccionario para entenderse en la nueva Babel (Libros con Historia, 2019, 201 pp.). Ya lo hizo con éxito en su librería de Urroz-Villa el día anterior, sábado 21; para los comensales del domingo el precio fue aún más generoso por lo que a él respecta. Se trata de un libro que ha tenido una buena crítica y va a dar mucho que hablar.

Se procedió a la rifa de las dos cestas de Navidad, que Teresa prepara con un gran primor. Primero se sorteó la más pequeña y después la gigante. Las manos inocentes hicieron su cometido. Los agraciados quedaron muy contentos, y los demás también por ellos.

A continuación, y sin solución de continuidad, Javier tomó el acordeón y a ratos la guitarra, mientras José Luis y él nos entusiasmaban con sus jotas y otros cantos coreados por quien sabía y podía. Hasta se interpretaron dos tangos que dejaron perpleja a su destinataria de herencia argentina.

Tras la fiesta viene el vivir los compromisos, el moverse de casa, el colaborar con entusiasmo por los grandes Ideales, tan necesarios hoy, lo que es fruto de la madurez que han adquirido y bien van adquiriendo nuestros jóvenes.

¡Aurrerá!

Fermín de Musquilda

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.