Crónica de una Jornada Tradicionalista Celebración de la festividad de Cristo Rey en el Cerro de los Ángeles

Ayer, día 19 de noviembre, la Comunión Tradicionalista Carlista celebró su acto nacional en el Cerro de los Ángeles. Este año se encargó de la organización del acto la Junta Carlista de Castilla (CTC).

La celebración consistió en tres partes: la peregrinación al lugar donde fueron detenidos los cinco mártires del Cerro, la celebración de la Santa Misa, y finalmente la celebración de un banquete y el acto político.

Los actos se desarrollaron dentro de la tónica creciente de estos últimos años, pues la peregrinación la realizaron 56 personas, a la Santa Misa asistieron 190 y al banquete acudieron 160 comensales.

El grueso de los asistentes eran carlistas de Castilla (de Madrid, de Salamanca, de Burgos, de Valladolid, de Guadalajara, de Palencia, y de Soria), siendo la segunda expedición más numerosa la de Andalucía (Sevilla, Granada, Málaga, Cádiz, Córdoba). Sin embargo, vinieron carlistas de toda España: de las tres provincias vascas, de Navarra, de Barcelona, una expedición también numerosa del Reino de Valencia, de Extremadura, de Mallorca.

Desde las 10 de la mañana los asistentes se fueron concentrando en el aparcamiento a los pies del Cerro. Los primeros en llegar fueron los jóvenes de Sevilla y el capellán, que llegaron a Madrid la noche anterior, y fueron alojados por la Junta de Castilla. También desde primera hora, se encontraban los fieles de Álava y La Rioja.

Sobre las 11:00 comenzó la peregrinación, a pie, hacía la Finca Las Zorreras, donde el 23 de julio de 1936 fueron retenidos (que no detenidos, pues fue una retención ilegal) los cinco Mártires del Cerro: Pedro Justo Dorado Dellmans, 32 años, empleado de banca, carlista; Fidel Barrios Muñoz, 21 años, albañil, carlista; Elías Requejo Sorondo, 19 años, ebanista, carlista; Blas Ciarreta Ibarrondo, 40 años, jefe de la Guardia Municipal de Santurce; Vicente de Pablo García, 21 años, carpintero. También se recordó al hermano de este último, Fidel de Pablo García, 19 años, administrativo, miembro del Requeté, que asistió a la última misa del Cerro, el 18 de julio de 1936 y que fue asesinado el 8 de septiembre de 1936 en el kilómetro 7 de la Carretera de Valencia; así como a capellán del Cerro Rafael Arranz Martín, 25 años, asesinado el 18 de agosto de 1936 en el kilómetro 7 de la Carretera de Valencia; y a José María Lamamié de Clairac y Alonso (1911-1937) 26 años, capellán al Tercio de requetés del Alcázar y luego del regimiento de Artillería de Sevilla, herido mortalmente en La Marañosa el día 8 de febrero de 1937. En este último caso se dio la circunstancia de estar presente, entre los peregrinos, un familiar suyo, el General Chicharro.

Una vez llegados a la Finca el Secretario General, describió el ambiente que se respiraba en Madrid desde el asesinato de Calvo Sotelo (13 de julio) y como una treintena de católicos acudió al Cerro el 18 de Julio para celebrar allí una misa. Cinco de ellos se quedaron para defender el Cerro y a las monjas, y fueron estos cinco los que serían retenidos y asesinados. El Secretario hizo igualmente una semblanza de cada uno de los mártires.

Terminada la exposición del Secretario, a las 12:00, el Capellán dirigió el Ángelus y se inició la marcha a la Basílica del Cerro, donde a las 13:30 tuvo lugar la celebración de la Santa Misa. Seis jóvenes de Sevilla, permanecieron al pie del altar, guardando las banderas y los crucíferos que acompañaron a los peregrinos.

Terminada la Santa Misa, se hizo la foto de grupo delante del antiguo monumento del Cerro de los Ángeles, destruido en el 36 por los rojos, y los asistentes se dirigieron al restaurante, en el Camping Alpha.

El banquete tuvo lugar entre gran animación y alegría.

A los postres intervinieron María Prats Illa en representación de Cruz de Borgoña; Francisco de Asís Gamazo en representación de Jóvenes por España/Luz de Trento; Guillermo Pérez Galicia en representación de la «Asociación Cultural Beatriz Galindo, la Latina»; el padre Rubén, capellán de la Juventud Tradicionalista de Sevilla; el Secretario de Propaganda de la Junta de Gobierno, José María Pérez Beltrán; el Secretario de Juventud, Luis Efraín Cabrera López; el Secretario General, Javier Mª Pérez-Roldán y Suanzes-Carpegna, y cerró el acto el Presidente de la Comunión, Javier Garisoain Otero. Los oradores fueron introducidos por el Presidente de la Junta de Castilla, anfitrión del acto, Carlos Mª Pérez-Roldán y Suanzes-Carpegna.

Terminó el acto con el canto del Oriamendi.

Para ver la crónica en Memoria de los mártires, pulse aquí.

Para ver el canto del Oriamendia ante el antiguo monumento al Sagrado Corazón, pulse aquí.

Para ver los discursos políticos, pulse aquí.

Para ver la intervención del Padre Rubén tras la comida, pulse aquí.

Para ver la intervención del Secretario General, pulse aquí.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.