Crónica de la XX peregrinación a San Miguel de Aralar

28.06.09. Las Juntas carlistas de Navarra y sus Regiones limítrofes, han realizado la XXª Peregrinación al Santuario de San Miguel de Aralar, para llevar a cabo su consagración anual a San Miguel como protector y defensor de la fe del Reino de Navarra y todas las Españas.
El día ha sido espléndido. Si en la lejanía se juntaban cielo y tierra, siempre se ha dicho que, para el hombre de fe arraigada, San Miguel de Aralar es una de las antesalas del Cielo. ¿Quién como Dios? Nor Jaungoikoa aña?

El alegre encuentro de personas que se sacuden la pereza y el actual retraimiento general, la animación y el compartir, la oración y la plegaria, la consagración al fin, estuvieron acompañadas por la intervención de los oradores, que como se acostumbra fue breve. 

En su homilía, el pater destacó lo sorprendente que es el tirón que tiene la devoción a San Miguel. Por ejemplo, tras cuatro años de capellán en el santuario, él mismo todavía no se ha acostumbrado.
De todas las imágenes, la venerada en el santuario es la que más acierta para expresar la misión y personalidad de San Miguel. En vez de tener una espada o lanza en la mano, tiene elevada una Cruz. Dicen que no es un arcángel guerrero, pero se equivocan si observan su coraza y casco. La diferencia de ésta iconografía respecto a otras habituales, es que San Miguel de Aralar no lleva armas humanas sino la Cruz de Cristo. Levanta la Cruz en alto y clama: ¿Quién como Dios? Nadie como Dios. Sí; Cristo, entregando Su vida con el Corazón abierto, salvador de toda la humanidad.
San Miguel, es un mensajero de luz y esperanza. Contemplarlo, en tiempos difíciles como los actuales, es un motivo de esperanza y optimismo, pues todo está en manos del Señor, que nos ama y nos espera. Por eso, San Miguel es un santuario como faro encendido.

Tras la animada y compartida comida de hermandad de carácter familiar, esta vez a refugio de los incisivos rayos de sol, tuvo lugar el habitual y breve turno de oratoria.

Según el presidente de la CTC de Navarra, siempre se ha dicho que San Miguel de Aralar es una de las antesalas del Cielo. Por eso y para bajar luego al día a día de nuevos conciudadanos, se viene a consagrar las juntas carlistas al Arcángel San Miguel. ¿Quién como Dios? ¡Nadie como Dios! Nor Jaungoikoa aña?
Informó que el pasado 29 de mayo hubo un “minicongreso” de jóvenes en Pamplona, con inquietudes e ilusiones para trabajar, y que este jueves, día 25, se celebró en Pamplona la asamblea anual de afiliados de la CTC, en que la Junta explicó lo realizado, continuando sus miembros como tales.
Por último, recordó que este 18 de julio es el centenario del fallecimiento del rey de las Españas don Carlos VII de Borbón, uno de los monarcas más populares e importantes, que vio morir a muchos voluntarios besando su mano, como dice en su testamento político. Como la citada fecha de julio coincide con las vacaciones estivales, y muchos se ausentarán, se pondrá una esquela en la prensa de Navarra para celebrar después del verano una Sta. Misa de aniversario y otros actos.

A continuación, tomó la palabra el carlista vizcaíno don Carlos Ibáñez. Puso en guardia hacia quienes, hoy día, tienen iniciativas magníficas a favor de la vida y la familia, pero están impregnados de liberalismo, concretamente de catolicismo-liberal. Los errores del liberalismo, sea radical, moderado o el liberalismo sedicente católico, siempre han sido rechazados por el Magisterio de la Iglesia. También recordó el libro de Sardá y Salvany, El liberalismo es pecado, aprobado –tras cierta polémica- por la Sagrada Romana Congregación del índice en 1887. Ibáñez señaló que el gran drama actual es expulsar a Dios y la dimensión sobrenatural de la vida social y política, por confiar excesiva, principal o únicamente –según el caso- en las fuerzas de la naturaleza, lo que, además de ser un craso error, se ha mostrado repetidamente perjudicialísimo para del bien común.

Para el secretario general don Javier Garisoain, Actos como el de San Miguel muestran que, en la CTC, no hay gente gruñona que se va al monte para decir que todo está muy mal. La CTC está en el meollo de la política española. El pasado día 21, la CTC asistió como grupo político al Cerro de los Ángeles, con una intención de consagración de España al Corazón de Jesús. En este sentido, la CTC ha hablado con quien ha debido hacerlo. La agenda carlista no termina en San Miguel de Aralar, sino que continúa en el inmediato viaje a Trieste para honrar la memoria de S.M.C. Carlos VII en el centenario de su fallecimiento, en el campamento “Cruz de Borgoña” -a cuyos organizadores tantísimo se les debe-, en la convocatoria del Foro Santo Tomás Moro en Toledo a mediados de septiembre, y en otras actividades programadas. Una vez más el Carlismo no es un temor sino una Esperanza.

La tradicional rifa fue seguida de animados cantos carlistas y del Oriamendi. A  las 4’ 30 de la tarde, los peregrinos regresaron al santuario para rezar el Santo Rosario, y después realizar la XXª consagración de las Juntas carlistas a San Miguel: ¿Quién como Dios? Nor Jaungoikoa aña? De esta manera sí se puede seguir el arduo trabajo entre los conciudadanos, sacudiéndose la pereza y la comodidad, ejerciendo la responsabilidad y mostrándose animosos.

José Fermín Garralda Arizcun

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.