Republicanos no, rojos

Les ofrecemos en esta entrada un artículo publicado en el blog “Política y verdad” de Carlos Ibáñez Quintana (www.ahorainformación.es)

Mi personal memoria histórica

Siempre me he indignado cuando veo u oigo que denominan “republicano” al bando perdedor en la Cruzada de 1936. Instintivamente me sale del alma: “Republicanos, no ¡rojos!”

Y es que en mi familia paterna eran todos republicanos. Pero ninguno compartía la conducta que caracterizó a la mayoría del bando vencido.

Se repite que, cuando los incendios de iglesias y conventos, de mayo de 1931, Azaña se opuso a la actuación de la Guardia Civil con la frase: “todas las iglesias de España no valen la vida de un republicano”. En mi familia republicana, ni a mi padre ni a ninguno de mis tíos los oí nunca que había que quemar iglesias y conventos. Los que lo hacían eran otra cosa, además de republicanos, y mucho más importante que el ser partidarios de esa forma de gobierno.

Pero es que hay un hecho que me afectaba personal y profundamente:

En junio de 1937, mi familia fue obligada a abandonar la casa de Las Arenas (Vizcaya) donde nos alojábamos como consecuencia de otra evacuación impuesta, y pasar al otro lado de la Ría, a Portugalete. Así los milicianos, que se retiraban, nos empleaban como escudos humanos. Se combatía en las calles de Las Arenas. Milicianos del batallón Leandro Carro (los que nos obligaban a acompañarlos en la retirada) se enteraron de la presencia de nuestra familia. Decidieron que era el momento de fusilar a mis padres, por el delito de que mi hermano mayor se había pasado al campo nacional. Dos milicianos iban tras de mi padre, que, ignorante de que le perseguían, había subido a una lancha para pasar la Ría. Llegaron los perseguidores cuando la embarcación se había internado unos metros en la Ría. Y gritaron. “¡a ese de la boina detenerlo que es fascista!”. Cuando llegaron a la orilla de Portugalete, uno de los milicianos que habían desembarcado de dijo:

– Quedas detenido.

– ¿Yo, por qué?

– Ya lo ha dicho el camarada; porque eres fascista.

– ¡Yo qué voy a ser fascista; soy republicano de toda mi vida!

Y para acreditarlo, ni padre exhibió los recibos de los últimos meses, de la Agrupación Republicana. El miliciano los examinó y dijo:

– Eso no sirve para nada.

La oportuna aparición de otro miliciano, sargento, paisano del pueblo que hizo uso de su jerarquía, salvó a mi padre del fusilamiento.

Por eso, si el acreditar ser republicano, no le sirvió a mi padre para demostrar su adhesión a aquel bando, era que el bando más que republicano era otra cosa.

Años después, en mi adolescencia, mi padre justificaba sus opiniones republicanas. Para él era mejor el sistema electivo que el hereditario. En sus ideas pesaban mucho las opiniones de la prensa republicana, que había formado su mentalidad, a lo largo de su vida, de que el rey no servía para nada y la familia real eran una partida de parásitos. Defendía las libertades propias de una república civilizada y, naturalmente, la libertad para la Iglesia católica.

Salvo la forma de gobierno, ninguna de las cualidades que mi padre atribuía a una república se dieron en el transcurso de la guerra. Incluso antes de la misma, sicarios del gobierno ya habían asesinado al jefe de la oposición parlamentaria. Aquello no era una república. Era otra cosa y sus defensores no lo eran a título de republicanos. A aquel bando no le pertenecía el calificativo de republicano, sino el más usado, de rojo.

Era el que utilizaban ellos mismos. Hoy se quiere olvidar. Pero una de las canciones que cantaban, y que se me ha quedado en la memoria, decía:

…Y han de pasar / para engrosar / las filas rojas / que están luchando por la igualdad/

Y lo malo es que hoy, cuando polemizamos con continuadores, les concedemos el calificativo de “republicanos”. Cuando debíamos llamarles “rojos”. Queremos ser tan corteses con el adversario que faltamos a la verdad. Pero también pienso que más que cortesía es complejo lo que nos mueve a hacerlo.

Ellos no se recatan en calificarnos de fascistas a todos.

1 Respuesta

  1. José Ubalde dice:

    Ecuánime artículo del correligionario D. Carlos Ibáñez, discípulo de D. Esteban Bilbao, y defensor de los derechos incontestables de S.M.C. Carlos VIII al Trono de Las Españas.
    Debo simplemente añadir, que tanto la usurpación al Trono a partir de 1833, como las Repúblicas I y II , por asentarse en las injusticias liberales, alimentaron la procreación del marxismo económico, como en la actualidad lo hacen con el marxismo cultural.
    Aprovecho la ocasión para pedirle a D. Carlos Ibáñez Quintana, que publiqué el manifiesto de S.M.C. Carlos VIII de junio de 1943, por ser el más carlista publicado por un Rey Legítimo desde la muerte de S.M.C. Alfonso Carlos I.

    Viva Cristo Rey!
    Viva el Rey Legítimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.