I Jornadas de Estudio del Carlismo en Estella

19.09.2007. Damos cuenta de la celebración de estas I Jornadas de estudio del Carlismo en Estella organizadas por el Gobierno de Navarra y con la colaboración del Ayuntamiento de Estella.

Según explican sus organizadores, “Estas I Jornadas proponen precisamente una reflexión sobre las distintas geografías de la contrarrevolución, tanto en el interior de España como en otros países europeos y americanos. Similitudes y diferencias, especificidades y elementos compartidos nos ayudarán a entender de manera más adecuada el fenómeno contrarrevolucionario, en el que se enmarca históricamente el carlismo”. La conferencia inaugural ha corrido a cargo del profesor Jordi Canal (EHESS, París).

El Dr. Jordi Canal ha procedido a explicar el título general escogido para las jornadas: EL CARLISMO EN SU TIEMPO: GEOGRAFIAS DE LA CONTRARREVOLUCION. Ha rebatido la idea según la cual el Carlismo sería un movimiento único en el mundo, una singularidad española. En contraposición, ha presentado al Carlismo como un movimiento hermano de otros muchos que constituyen todos juntos lo que se ha dado en llamar la Contrarrevolución, o el fenómeno contrarrevolucionario, que en Francia, España, Italia, Portugal, México, etc. se opone al liberalismo y a otras formas de revolución.

Ha señalado varios errores y varias vías de trabajo que habrá que potenciar para ir conociendo mejor la historia del Carlismo.

1. El primer error sería considerar el Carlismo como un movimiento subordinado a la historia de la revolución liberal. De esta forma Canal lamenta que se haya escrito la historia -desde nuestro punto de vista actual- como si fuera evidente y necesaria la derrota del carlismo o como si la contrarrevolución fuera una mera anécdota residual. Ha recordado la famosa frase en la que De Maistre decía que la contrarrevolución no era “una revolución en contra sino lo contrario de la revolución”.

2. En segundo lugar Jordi Canal ha criticado el enfoque puramente economicista y socialista dominante en los años 60, 70 y 80 que ha tocado techo sin acabar de explicar por qué la gente particular, los individuos, se hacían carlistas incluso a costa de tantos sacrificios. Por esta vía a menudo se ha llegado a la conclusión de que los protagonistas del movimiento carlista eran poco menos que menores de edad permanentemente manipulados.

3. El tercer error sería limitar cronológicamente al Carlismo, cuando es evidente que, a pesar de sus cambios, comienza a finales del siglo XVIII y llega hasta nuestros días.

4. Finalmente, en relación con el tema central de las jornadas, el Prof. Canal ha hecho hincapié en la necesidad de superar el marco de la historia nacional y fomentar una historia comparativa entre todos los movimientos contrarrevolucionarios de la llamada “internacional blanca”, militantes en lo que sería una especie de “guerra civil europea” o global entre Revolución y Contrarrevolución.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.