Ante la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo contra el crucifijo

03.11.09. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha hecho pública hoy, día 3 de noviembre, una sentencia en la que dictamina que «la exhibición obligatoria del símbolo de una determinada confesión en instalaciones utilizadas por las autoridades públicas, y especialmente en aulas»  restringe los derechos paternos a educar a sus hijos en conformidad con sus convicciones y condena al Estado italiano a indemnizar con 5.000 a la recurrente «por daños morales».
La Comunión Tradicionalista rechaza rotundamente y declara no acatar esta resolución injusta y falta a la verdad, por cuanto Europa y los europeos deben al crucifijo su libertad. Defendemos la libertad de los padres para educar a sus hijos en su propia religión, denunciamos la orientación laicista de las instituciones europeas, que amparan y promueven el laicismo y el indeferentismo religioso, y denunciamos la aceptación y relativismo de los partidos del sistema, especialmente de los liberales conservadores, como el Partido Popular -promotor de la inclusión del Convenio Europeo de Derechos Humanos dentro de los Tratados de la Unión Europea ratificados por España-, y que no parecen tener intención de defender a las familias cristianas de España y de Europa.
Secretaría de Comunicación CTC

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.