¿Un Congreso carlista extraordinario en octubre?

También te podría gustar...

5 de Respuestas

  1. José Ubalde dice:

    Cuando una organización política se define Tradicionalista, no tiene ningún compromiso a pronunciarse sobre quién o quiénes recae la Legitimidad de origen y de ejercicio; para detentar la Jefatura de Estado o la Monarquía. Pero cuando se llama también Carlista, no existe Carlismo sin Dinastía y no se puede ser eternamente tronovacantista, se debe designar en que persona recaen los derechos legítimos a ser Rey de España; de lo contrario se hace el juego a la usurpacion. Dados los cantos de sirena, al servicio del capitalismo liberal, la globalización y la usurpación de los Borbón-Parma; ha llegado el momento de que CTC se pronuncie y designe persona que represente la Legitimidad de origen y de ejercicio.
    Puesto que la Ley Sucesoria Española no es Salica sino Semisalica, no quedan excluidos los sucesores de Doña Blanca de Borbón y de sus hijos SMC Carlos VIII, SMC Carlos IX (Don Antonio) y SMC Francisco José I, tampoco de su nieto SMC Domingo I.

  2. Javier Garisoain dice:

    Gracias por su comentario. La cuestión dinástica es una precupación constante de la Comunión y lo será también en el próximo Congreso porque somos y seremos legitimistas. No podemos ser otra cosa. Se trata de un asunto complejo y en torno al mismo existen entre los carlistas distintas “sensibilidades”.
    Hay dos afirmaciones suyas que me gustaría matizar. La primera es la de que “no existe Carlismo sin dinastía”. Todos los carlistas estamos de acuerdo en que no es bueno, que no es deseable, o que nos resta fuerza. Es evidente. Pero el hecho es que ya existe desde hace varias décadas Carlismo sin dinastía. Lo contrario sería tanto como decir que hasta que no se resuelva esta cuestión tendríamos que disolvernos, irnos a casa o hacer política en plataformas ajenas al Carlismo.
    La segunda cuestión es el término “designar”. Un Congreso de la Comunión Tradicionalista Carlista, por muy representativo que fuera, no es la institución indicada para ello. Lo único que podríamos hacer, en su caso, sería reconocerla, pero no designarla. Es un matiz importante.

    • José Ubalde dice:

      No es que haya existido Carlismo sin Dinastía, es que los que se han erigido en representantes del Carlismo han practicado el tronovacantismo o el cortesanismo al servicio de unos Duques de Parma, que se apropiaron de una herencia la cual se les confió como albaceas testamentarios y han puesto al servicio de la usurpación y de nuestros tradicionales enemigos.
      Hay que proclamar Dinastía si CTC continúa usando la segunda C de Carlista, o eso o quedarse en Tradicionalistas al estilo de Mella, a cuyos actos acudía la esposa de Alfonso”XIII”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.